Vista de OportoEntre en la región Norte por su puerta mayor: Oporto.

Nombre muy antiguo
el de esta ciudad, que hace justicia a su vocación marinera y mercantil, del que deriva el de Portugal, y el de un vino muy especial apreciado en todo el mundo. No se puede dejar de degustarlo después de visitar las bodegas en las que es envejecido.
Merece la pena descubrir en sus "morros", que bajan hasta el río Douro, la fisionomía impar de la arquitectura de sus casas típicas, inconfundible con ninguna otra ciudad. Su centro histórico está clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por lo que resulta muy interesante callejear por él y visitar sus monumentos, en los que domina el color gris del Catedral de Oporto. Foto: João Paulo. Instituto de Turismo de Portugalgranito. Cabe destacar: el Palacio de la Bolsa, la Catedral románico-gótica, la Iglesia de Cedofeita (románica), la Torre de Clérigos (punto de referencia de la arquitectura barroca de Oporto) y su iglesia; la Iglesia de São Francisco, de orígenes románicos, cuyo interior está cubierto por esculturas doradas, y la Iglesia do Carmo, con fachada de azulejos. Museos: Soares dos Reis, Casa de Serralves (arte moderno), Casa-Museu de Guerra Junqueiro y el Museo de Estilo Romántico de Quinta da Macieirinha.
El Duero, el gran río del norte de Portugal, recorre un largo y sinuoso camino entre montañas y desfiladeros hasta que desemboca en el Atlántico, cerca de la ciudad de Oporto. Para conocerlo mejor, se puede realizar un paseo en barco junto a sus bellas márgenes de las que podrá ver las fincas productoras del vino de Oporto, extraído de las viñas cultivadas en terrazas.
En esta región, la Historia retrocede hasta las pinturas rupestres de Vila Nova de Foz Côa (Patrimonio de la Humanidad - UNESCO), evidenciándose en castillos y conventos medievales, en pequeñas iglesias románicas, en las casas solariegas o en los grandes santuarios del setecientos, los favoritos de la devoción de las gentes. Por todas partes, el El río Duero a su paso por Oportopueblo preserva sus tradiciones y cantares, sus fiestas y romerías seculares, que al carácter religioso alían la animación pagana, prestando aún más alegría a toda la región.
Desde Oporto, hacia el norte y hasta la frontera, se extiende la región tan verde del litoral, salpicado de encantadoras ciudades de playa. Paraíso de naturaleza virgen, toda la región ofrece el escenario ideal para la práctica del montañismo o la piragua o, si se prefiere, el reposo del turismo termal.

Lugares de interés:

- Barcelós: el pueblo conserva murallas y mazmorras de la Edad Media. Digno de visitar es el Museo de Cerámica, el Museo Arqueológico del Palacio Ducal, la Iglesia de la Santa Madre (románico-gótica) y las Iglesias de Terço, Cruzes y el Convento Benedictino. Se puede pasear por su antigua judería o por las callejuelas con casas medievales y mansiones barrocas; o dar una vuelta en barco por el río Cávado.

Catedral de Braga. Foto: João Paulo. Instituto de Turismo de Portugal- Braga: fundada por los celtas en el 300 antes de Cristo e importante centro administrativo romano en el 27 a.d.C. (Bracara Augusta), combina la importancia religiosa con la prosperidad comercial e industrial actual. A visitar: la Catedral (s. XII-XVIII), el Museo de Arte Sacro, el Museo del Palacio Biscainhos; el Museo Dom Diogo de Sousa. También destacan las Iglesias de la Misericórdia (renacimiento), do Pópulo (s. XVII-XVIII) y de Nossa Senhora Branca (s. XVIII). En las afueras se halla el Santuario de Nossa Senhora do Sameiro; el antiguo Monasterio de Tibães, que data del período suevo, siendo reconstruido en el s. XI, y la Iglesia de São Frutuoso de Montélios (templo visigótico del s. VII).

- Bragança: ciudad majestuosa con muralla y castillo medieval. Su Domus Municipalis es ejemplo único de arquitectura románica civil en Portugal. Cabe destacar su Catedral (s. XVI), la Iglesia de Santa Maria, la Capilla de la Casa da Misericórdia, el Convento e Iglesia de Santa Clara (s. XVI), el Convento e Iglesia de São Bento (s. XVII y XVIII), y el Museo Abade de Baçal. En el Museo del Ferrocarril (s. XIX) se pueden ver locomotoras y carruajes.

- Chaves: el puente romano que cruza el río Tâmega es una de las imágenes más características de la ciudad. El castillo (s. XIV) aloja el Museo Arqueológico y de Epigrafía. Las fortalezas de São Francisco y São Neutel (s. XVIII), la Iglesia de la Santa Madre (origen románico), y la Iglesia de Misericórdia (barroca) merecen la pena ser visitadas. Son notables los originales balcones de la Rua Direita.

Guimarães. Foto: João Paulo. Instituto de Turismo de Portugal- Guimarães: cuna de la nación portuguesa, cuenta con muralla y castillo medieval en un centro histórico magníficamente conservado. En los claustros de la Iglesia de Nossa Senhora da Oliveira está el Museo Alberto Sampaio. El claustro del Convento de São Domingos acoge el Museo Martins Sarmento. El antiguo convento de los dominicos aloja el Museo de Arte Sacro. Además, cabe destacar el Palacio de los Duques de Bragança (s. XV), la Iglesia de São Miguel (románica), la Iglesia de los Santos Passos (barroca) y el Monasterio de Santa Marinha da Costa (convertida en pousada). en las proximidades se encuentra el primitivo asentamiento de Briteiros.

- Lamego: en el corazón de un frondoso parque se levanta el Santuario de Nossa Senhora dos Remédios, con su magnífica escalera barroca (686 peldaños). De la época medieval es el castillo (torre-fortaleza de los s. XII y XIII) y la Iglesia Almacave. Otros lugares de interés son las Iglesias renacentistas de Chagas y Santa Cruz, y el Museo Regional. En el pueblo de Balsemão destaca la capilla de origen suevo-bizantino del s. VII.

- Ponte de Lima: hermosa villa con un puente romano y torres medievales. La región es reconocida por el elevado número de mansiones y casas solariegas.

Santa Luzia - Viana do Castelo. Foto: Asta d'Eça. Instituto de Turismo de Portugal- Viana do Castelo: situada a lo largo del estuario de Lima (donde se puede dar un paseo en sus típicas barcas) la ciudad es famosa por su artesanía y por sus coloridos trajes regionales. Merece destacarse la Iglesia de la Santa Madre y el antiguo Paços do Concelho (ambos góticos), la Casa da Misericórdia (manierista, guarda un auténtico tesoro de arte sacro), la medieval Casa dos Arcos, el Convento de Santa Ana (s. XVI) y el Museo Regional. Sobre un promontorio, dominando la ciudad, se halla el Santuario de Santa Luzia, que ofrece una vista fantástica sobre el pueblo, el río y el océano Atlántico.

- Vila do Conde: antiguo astillero medieval. Monumentos dignos de visitar son la Iglesia de la Santa Madre (manuelina), el Convento de Santa Clara (s. XVIII), la Iglesia de la Misericórdia (renacimiento), el Acueducto y la Fortaleza de São João Baptista. Tienen fama los encajes manufacturados.

Portico manuelino de la iglesia mayor de Vila Nova de Foz. Foto: Jose Manuel.  Instituto de Turismo de Portugal.- Vila Nova de Foz Côa: es el centro para las visitas al Parque Arqueológico de Côa, donde pueden contemplarse pinturas rupestres del Paleolítico descubiertas en las márgenes del río Côa. Desde aquí, el visitante puede dirigirse a los centros de Penascosa, Ribeira de Priscos y Canada do Inferno. La Iglesia Mayor de Vila Nova de Foz Côa tiene un hermoso pórtico del período manuelino.

- Vila Real: ciudad con gran diversidad de monumentos religiosos: Catedral y Capilla de São Brãs (gótico); Iglesias de São Pedro y Misericórdia (s. XVI), São Dinis (s. XVI-XVIII) y la capilla nueva barroca y la Iglesia do Clérigos. Cerca de la ciudad, se puede visitar el famoso Palacio Mateus, obra maestra del barroco, donde se desarrollan numerosos acontecimientos culturales.

Otros sitios de interés:

Amarante, Arcos de Valdevez, Azurara, Cabeceiras de Basto, Caldas das Taipas y Caldelas (spas), Caminha, Carrazedo, Espinho (casino), Esposende, Fão, Freixo de Espada à Cinta, Gondomar, Marco de Canaveses, Melgaço, Mesão Frio, Miranda do Douro, Mirandela, Monção, Montalegre, Murça, Paços de Ferreira, Penafiel, Peso da Régua, Ponte da Barca, Póvoa de Varzim (casino), Ribeira de Pena, Santa Maria de Bouro, Santo Tirso, S. João de Tarouca (Monasterio del Císter, s. XII), Sernancelhe, Valença, Vieira do Minho, Vila Flor, Vila Nova de Cerveira, Vila Nova de Gaia, Vilar de Frades, Vizela.

Bodegas vino de Oporto. Foto: João Paulo. Instituto de Turismo de Portugal- Gastronomía regional:

- Caldo verde (sopa sazonada con especias del embutido).
- Bacalao (seco en sal)
.
- Estofado de judías.
- La trucha.
- Dulces secos ("rabanadas, papos-de-anjo, barrigas-de-freiras")
- Viños: vinos verdes, vino de Oporto, de la región del Duero y de Trás-os-Montes.

Artesanía:

- Los bordados, tejidos y tapices.
- Joyería y filigrana.
- Alfarería y cerámica popular.
- Trabajos en madera, cuero, cobre, hierro, hojalata y mimbre.

Fuentes: Oficial Site de Turismo de Portugal y Gobierno de Portugal

Oporto. Foto: António Sacchetti. Instituto de Turismol de Portugal· ¿Qué visitar, Monumentos, Museos, Bodegas...?
· Plano de Hoteles de Oporto
· Plano del centro de Oporto
· Aeropuerto de Oporto
· Tarjeta Passe Porto
· Metro de Oporto
· Ferrocarril
· Tranvías
· Gastronomía
· Restaurantes
· El vino de Oporto
· Instituto del Vino del Duero y Oporto
· Turismo Oporto y Norte

· Turismo de Oporto
· Región de Turismo Alto Miño
· Región de Turismo Verde Miño
· Región de Turismo Nordeste Transmontano
· Región de Turismo Duero Sur
· Región de Turismo Alto Tâmega y Barroso
· Región de Turismo Sierra Marâo