Pine Cliff Beach. Foto: João Paulo. Instituto de Turismo de PortugalTodo aquello en que piensa cuando sueña con las vacaciones...

Playas bellísimas, mar cálido, sol generoso durante todo el año. Rumbo al sur de Portugal, déjese llevar por la ruta del Sol y descubra el Algarve, la región que por su clima acojedor (temperaturas que raramente bajan de los 14ºC en invierno y que suben hasta los 28º-30ºC en verano) le invita durante todo el año.
Esta fue laúltims parte del territorio portugués en ser conquistada a los árabes por el rey Dom Alfonso III, en 1292. Las huellas de la presencia musulmana son aún palpables en sus terrazas únicas, sus chimeneas típicas y sus casas encaladas.

Disfrute, a lo largo de su extensa costa, de magníficas calas de arenas doradas entre rocas de arena cementada y acantilados rojizos, esculpidos por la erosión. Aquí, las límpidas y cálidas aguas atlánticas invitan a bañarse en el mar y a la práctica de toda clase de deportes acuáticos.
Elija un hotel cerca de la playa, donde podrá estar siempre junto al mar. Pero si prefiere un alojamiento más íntimo, opte por una de las muchas urbanizaciones turísticas de traza tradicional, blancas, que recuerdan la antigua presencia mora.
No se pierda las pintorescas ciudades y villas del litoral, y la oportunidad de comer en uno de los pequeños restaurantes donde el pescado fresco es presencia constante. Si tuviera la oportunidad de viajar en su yate, podrá recalar en uno de los puertos naúticos de la costa.
Barco varado - AlgarveSi es entusiasta del golf, no olvide los palos en casa. En el Algarve existen muchos campos de golf con vista al mar, en los que puede jugar durante todo el año.
Al norte, en el interior del Algarve, las sierras limitan una región más verde y fértil, coloreada por higueras, naranjos y almendros en flor que en invierno alegran el paisaje, y donde podrá encontrar pueblos típicos que aún mantienen sus tradiciones ancestrales.
Si prefiere deleitarse con horizontes profundos, desde el cabo de São Vicente, punta extrema del suroeste de Europa, podrá avistar el promontorio de Sagres, que en su día dio el nombre a la escuela de navegación fundada por el príncipe Henrique. Punto obligatorio de pasaje de la navegación del Mediterráneo hacia los puertos del occidente, desde aquí idealizó y dirigió el príncipe los grandes descubrimientos portugueses.

Lugares de interés:

Faro: Foto: António Sacchetti. instituto de Turismo de Portugal- Faro: capital de la región, conserva una muralla medieval y un gran número de monumentos: la Catedral (origen románico-gótico), el Convento de Nossa Senhora da Assunçao (renacimiento) y la Iglesia de São Francisco (s. XVI-XVIII). Museos a visitar: Infante Dom Henrique, Etnográfico Regional, Ramalho Ortigão y Antoniano (próximo a la Capilla de Santo António do Alto). Se recomienda la visita además de las hermosas Iglesias de São Pedro da Misericórdia y Nossa Senhora do Carmo. Ruinas romanas de Milreu en las cercanías.

- Lagos: en el interior del recinto amurallado del s. XV, con su ventana manuelina, se encuentran las magníficas Iglesias de São Sebastião (portada del renacimiento y azulejos de los s. XVII y XVIII), Santa Maria o Misericórdia (s. XVI-XIX), Santo António (barroco) y la antiquísima Capilla de São João (s. VIII-IX). Otros sitios de interés: Museo Regional, Palacio del Gobernador, la Fortaleza de Pau da Bandeira y el antiguo mercado de esclavos, además de un encantador puerto deportivo. Situado en la costa sur del Algarve, Lagos es uno de los complejos turísticos más populares del país. Casi todos los viajeros se sienten Playa de Lagos. Foto: Jose Manuel. Instituto de turismo de Portugalfascinados por sus soberbias playas; entre ellas, Meia Praia, una enorme franja de arena hacia el este, y Praia do Pinhão, situada más al sur, en una zona más aislada. Entre los servicios que facilita a los turistas destaca el alquiler de bicicletas, ciclomotores y caballos, así como las excursiones en barco desde el puerto.

- Monchique: entre las bellas casas de las laderas boscosas de la Serra de Monchique se conservan la Iglesia de la Santa Madre (manuelina), la Iglesia de la Misericórdia (con un retablo barroco) y la Capilla del Senhor do Pé da Cruz (s. XVII). En los alrededores se encuentra la famosa estación termal de Monchique y el pico de Fóia, el más alto del Algarve, con espectaculares vistas panorámicas de las montañas y el océano.

- Olhão: sus casas de forma cuadrada y tejado llano, con sus terrazas de estilo árabe, son la característica típica de este pueblo de pescadores. Detrás de la Iglesia de la Santa Madre se encuentra la Capilla de Nossa Senhora dos Aflitos.

- Portimão: en este pueblo de pescadores, merece la pena visitar la Iglesia de la Santa Madre (s. XIV, reconstruida en el s. XVIII), la Colegiata (s. XVII) y el Ayuntamiento. En los suburbios, la renombrada Praia da Rocha (con la Fortaleza de Santa Catarina de Ribamar) y las ruinas romanas de Abicada.

Cabo de São Vicente- Sagres: este pequeño puerto pesquero ocupa la cumbre de unos espectaculares acantilados azotados por el viento en el extremo suroeste de Portugal. Según cuenta la historia, el príncipe Henrique el Navegante creó una escuela de navegación aquí que jugó un papel crucial en los descubrimientos portugueses, inicio de la formación de su inmenso imperio colonial. Además de la Capilla de Nossa Senhora da Graça, se puede visitar la magnífica fortaleza (construida en el s. XIV y renovada posteriormente) y la Rosa-dos-ventos del s. XV. Cerca de allí aparecen unas cautivantes playas y el cabo de São Vicente (promontorio sagrado para los romanos), semejante a un trono y situado en el punto más al suroeste de Europa continental.

- Silves: restos de diferentes períodos y culturas coinciden en esta villa: el castillo y las murallas son de origen árabe; la Catedral es gótica (varias veces restaurada), erigida en el solar de una antigua mezquita; el puente del s. XII construido en el lugar de un antiguo puente romano. La Cruz de Portugal también merece mención especial (escultura religiosa del s. XVI), así como algunos ejemplos del período manuelino, como la Capilla de Nossa Senhora dos Mártires (s. XVII) y la Iglesia de la Misericórdia. El Museo Arqueológico está construido alrededor de una de las pocas cisternas árabes del período almohade que restan.

Algarve. Foto: Turismo del algarve- Tavira: con sus largas e incitantes playas, tejados y chimeneas típicas, este pueblo pintoresco ofrece una bella vista sobre el río Gilão y su puente romano. Iglesias que deben visitarse: Santa Maria do Castelo (s. XIII-XVIII), Misericórdia (renacimiento), Nossa Senhora das Ondas (s. XVII), São José (con elementos góticos y manuelinos), São Paulo y Carmo (s. XVII-XVIII). Si pasea por la Travessa de Dona Brites puede contemplar sus hermosas casas medievales, con portales y ventanas góticas. En los alrededores, en el pueblo de Luz hay una iglesia renacentista, lugar de peregrinaje desde hace siglos.

Otros lugares de interés:

Albufeira, Alcoutim, Aljezur, Almansil (hermosa Iglesia de São Lourenço obra maestra del barroco), Alte, Cacela, Carvoeiro, Castro Marim, Estômbar, Lagoa, Loulé, Moncarapacho, Monte Gordo (casino), Ponta da Piedade, Porches, São Bartolomeu de Messines, Vila do Bispo, Vilamoura (casino y puerto naútico) y Vila Real de Santo António (puerto naútico).

Dulces típicos del algarve. Foto: João Paulo. Instituto de Turismo de PortugalGastronomía regional:

- Sopas de pescado.
- Pescado y mariscos.
- Atún encebollado.
- Dulces: higo, almendra y dulces de huevo.

Artesanía:

- Cestería de mimbre.
- Canastos y sombreros de paja.
- Objetos de cobre y estaño.
- Trabajos de madera.
- Cerámica de Porches.

Fuentes: Oficial Site de Turismo de Portugal y Gobierno de Portugal

Vilamoura. Foto: António Sacchetti. Instituto de Turismo de Portugal· Mapa del Algarve
· Restaurantes
· Ocio (noche, fiestas, playas...)
· Clima (tomando como referencia la ciudad de Faro)
· Golf
· Aeropuerto de Faro
· Web oficial del Turismo del Algarve